BLOG

Los 5 retos que debe afrontar un directivo de éxito

¿Quieres ser un buen directivo? ¿O prefieres ser un directivo de éxito y conducir a tu empresa hacia la excelencia?

Como estamos seguros de aspiras a conquistar la cima del éxito empresarial, hoy recopilamos cuáles son los principales retos que vas a tener que afrontar y para los que te debes preparar, si realmente quieres ser un directivo de alto nivel.

Te contamos cuáles son.


¿Quieres ser un directivo excepcional? Anota estos los 5 retos que debes superar

Aunque es cierto que muchos directivos ya tienen una facilidad natural para asumir el rol de cabeza de la empresa, también es verdad que la gran mayoría de las habilidades necesarias pueden perfeccionarse con formación y trabajo personal, para ser mejor directivo día a día.

Así, puedes afrontar los 5 retos del directivo de éxito:



1. Detectar y retener el talento

El directivo de éxito sabe que el talento de la plantilla es uno de sus mayores activos, por eso entre sus objetivos está captarlo para la empresa.

El siguiente reto es potenciar a cada persona con talento para que pueda desarrollarse e impulsar a la compañía. Y el último desafío es retenerlo en la empresa, para seguir amortizando el esfuerzo invertido y contando con un trabajador de alto potencial.

Por eso, para los equipos de Recursos Humanos de las empresas es prioritario saber, entre todas las personas aspirantes a un puesto, quién es el perfil más creativo, con la motivación más alta, mayor capacidad de trabajo en equipo, mejor actitud; también empatía, resiliencia o habilidades sociales. Son las llamadas soft skills.

Estas habilidades, sumadas a las hard skills (cualificación y experiencia) son las que conforman un perfil de talento que el directivo de éxito debe saber detectar.

Más allá de esto, se puede generar una dinámica en la empresa que siga fomentando el desarrollo personal de los empleados para mejorar el rendimiento.


2. Desarrollar un liderazgo participativo

El modelo de liderazgo que tienen en común los directivos de éxito del siglo XXI dista mucho de la gestión de hace unas décadas, basada en la figura de un jefe que concentra toda la autoridad y unos empleados que obedecen instrucciones.

Esta forma de gestionar una empresa (que todavía persiste en algunas compañías) se ha demostrado menos eficaz que otros modelos basados en la flexibilidad, la comunicación y la motivación de los equipos.

Los directivos que se comprometen con un modelo de liderazgo participativo consiguen mejores resultados a largo plazo.

Se trata de un cambio de gran calado en la cultura empresarial, que en ocasiones requiere un notable esfuerzo de adaptación por parte del directivo que asume el rol.

Si quieres saber más sobre liderazgo, aquí tienes 7 estilos diferentes de liderazgo corporativo.


3. Gestionar equipos

El directivo de éxito tiene claro que una empresa avanza más rápido cuando las personas que trabajan en ella suman fuerzas.

El talento individual proyectado en equipos bien gestionados, multiplica los resultados empresariales, a la vez que mantiene alta la motivación para conseguir los objetivos.

Pero gestionar equipos de trabajo no resulta sencillo. El directivo que afronta este reto debe reunir una serie de habilidades que favorezcan la creación de grupos equilibrados y bien cohesionados.

¿Cómo debe afrontar un directivo la gestión de equipos? Con estas 5 claves:

  • Inspirar: es la manera de lograr el compromiso real de las personas. No basta con señalar tareas, es necesario infundir en los demás el deseo genuino de alcanzar la excelencia.
  • Comunicar: el líder del equipo es quien tiene la visión de lo que hay que hacer, por tanto, él es responsable de comunicar esa visión a todos.
  • Distribuir: la parte organizativa también es importante. El líder del equipo debe definir las tareas y repartirlas teniendo en cuenta las habilidades específicas de cada colaborador.
  • Guiar: con metas a corto plazo y objetivos a largo plazo. Siempre hay que señalar hacia dónde se camina
  • Resolver: dudas, desconfianzas o conflictos en el seno del equipo. El directivo que lidera el grupo debe crear un ambiente idóneo para que el trabajo resulte más productivo.

¿Quieres leer más? Aquí tienes: 7 claves para liderar un equipo de éxito.


4. Conocer el potencial de las herramientas digitales y apoyarse en ellas

Un directivo que pretenda llevar a su empresa a lo más alto tiene que conocer las herramientas digitales que pueden ayudar a conseguir ese objetivo.

Hoy en día es imprescindible tener conocimientos tecnológicos, manejar determinados programas o aplicaciones y conocer cuáles son las oportunidades que ofrece el mundo digital a las empresas.

Es importante matizar que no es necesario que el directivo maneje en detalle todas y cada una de las herramientas, ni mucho menos. Pero debe formarse para conocerlas, ser consciente del potencial que tienen y poder integrarlas en su proyecto.

Hay que tener en cuenta que las empresas ya se están moviendo en un entorno muy diferente al de hace algunos años. Hablamos de conceptos como logística 4.0, del IoT (el Internet de las Cosas), Big Data o Smart Supply Chain.

Las empresas que se encaminen hacia esta cuarta revolución industrial irán tomando ventaja frente a otras que continúen funcionando bajo premisas más antiguas.


5. Desarrollar visión empresarial

La mente del directivo de éxito tiene que estar por delante del momento actual, proyectándose siempre hacia el futuro. Solo así puede detectar qué camino hay que tomar hoy para alcanzar los objetivos empresariales mañana.

Esa visión es fruto de una suma de habilidades y actitudes. El directivo de éxito:

  • Observa constantemente su entorno para detectar oportunidades.
  • Es capaz de interpretar el momento económico y social.
  • Analiza las tendencias del mercado para tratar de adelantarse.
  • Escucha a sus colaboradores, y dedica tiempos a la reflexión.
  • Tiene una parte de su mente siempre en el largo plazo.

Los directivos con visión empresarial son capaces de trazar objetivos y orientar el timón de su compañía hacia ellos.

Por eso los mayores ejemplos de éxito empresarial son también aquellos en los que sus directivos tenían una visión más definida y fueron capaces de sostenerla en el tiempo.


La excelencia empresarial es el reto del siglo XXI

En un entorno tan competitivo como el actual, las empresas debemos afrontar retos aún más ambiciosos para mantenernos en cabeza en nuestro sector.

Marcar la diferencia pasa por adoptar nuevos modos de gestión, modernizar las estructuras e implementar modelos de liderazgo actualizados, acordes con los tiempos, encaminados hacia una nueva cultura empresarial.

En Mimpo Global Logistics somos conscientes de que la clave está en sumar la experiencia de décadas en el sector, a una gran capacidad de adaptación a los tiempos. Eso nos permite asumir cada día nuevos retos y mejorar nuestra competitividad.


¿Quieres conocernos mejor? Ponte en contacto con nuestro equipo y hablemos.

Volver Arriba