BLOG

5 consejos para el transporte marítimo de mercancías

Las cifras hablan por sí solas: el transporte marítimo de mercancías es el más ampliamente utilizado en todo el mundo y el que mayor volumen de mercancías mueve anualmente.

¿Estás pensando en contratar este servicio para tus productos? Si es así, es importante que conozcas un poco más sobre este tipo de transporte.

En Mimpo Global Logistics tenemos años de experiencia en transporte marítimo, por lo que hoy queremos darte unos consejos que te serán muy útiles para tomar buenas decisiones a la hora de contratar.

Vamos a verlos.

Transporte marítimo de mercancías: elige y acierta con estos 5 consejos

¿Sabes que aproximadamente el 80% de las mercancías que viajan de un punto a otro lo hacen por vía marítima? Es el medio más utilizado por varios motivos:

  • Resulta económico, especialmente para las grandes distancias.
  • Es seguro. Los grandes buques de carga son robustos y muy estables incluso en condiciones meteorológicas adversas.
  • Es versátil. Se puede transportar una enorme variedad de productos y distintos volúmenes.
  • Es sostenible. Contamina menos que el transporte terrestre o el aéreo.

Por todas estas razones, el transporte marítimo es uno de los pilares en los que se apoya el comercio internacional.

¿Estás pensando en transportar tus mercancías por mar? Tenemos 5 consejos para ayudarte a elegir un servicio eficiente.


1. Contrata servicios integrales

A veces, para que tus productos lleguen a su destino final, es necesario utilizar más de un medio de transporte para completar el recorrido (es lo que llamamos un transporte multimodal).

Por ejemplo, la mercancía puede hacer la mayor parte del trayecto por vía marítima pero luego necesita ser transportada por carretera o ferrocarril.

En ese caso, trata de encontrar una compañía que te pueda prestar el servicio completo. Eso te ahorrará costes y tiempo de gestión con compañías distintas.

Contratar por separado también es una opción, si el conjunto de las condiciones resulta ventajoso… pero entonces tu empresa tendrá que ocuparse de la coordinación.


2. Aprovecha el espacio: ¿FLC o LCL?

Para ahorrar costes es importante optimizar el espacio del contenedor en el que vaya a viajar la carga. Hay dos opciones que vas a tener que barajar:

  • Full Container Load, o FCL. Se trata de los envíos que ocupan el contenedor completo.
  • Less than Container Load, o LCL. Son los envíos que no ocupan todo el contenedor, por lo que viajan junto con las mercancías de otras empresas, compartiendo el espacio disponible.

¿Cuál es la modalidad que se ajusta más a tus necesidades?

Depende de múltiples factores. El volumen de la carga es el principal. Si vas a ser capaz de llenar completamente el contenedor, o quedar un poco por debajo de su capacidad de carga, te conviene contratar FLC. En caso contrario, ahorrarás costes con la modalidad LCL, compartiendo el container.

Pero también tienes que tener en cuenta las exigencias de seguridad de tu mercancía, si es conveniente o no que entre en contacto con otras cargas para evitar posibles daños, etc.

Y, por último, has de saber que los envíos más urgentes suelen viajar en un contenedor no compartido (FLC). Los LCL, al tener que coordinar distintas mercancías, suelen trabajar con plazos más amplios.


3. Elige el contenedor que necesitas

La elección de contenedor estará en función del tipo de carga que desees transportar.

El más habitual es el Dry Van, o contenedor de carga seca. Los hay de distintas longitudes, pero los más utilizados son el de 20 y el de 40 pies. La mayoría de los conetendores que verás almacenados en los depósitos son de este tipo.

Pero ¿y si tu carga necesita viajar refrigerada? ¿O transportas líquidos, por ejemplo aceite o combustible? ¿O tu mercancía no cabe en un contenedor estándar?

Existe un contenedor apropiado para cada tipo de carga y tu operador logístico debe darte soluciones para todo.


4. Compara precios y servicios antes de contratar

Estudia lo que te ofrece cada compañía. Pide presupuesto para el servicio que necesites y asegúrate de que se incluyen todos los recargos adicionales. Así evitas sorpresas de última hora, cuando haya que añadir extras que no estaban contemplados desde el principio.

Consulta todos los detalles del servicio que se va a realizar y no dudes en pedir todas las especificaciones que te parezcan necesarias. A veces es ahí donde las empresas marcan la diferencia.

Ten en cuenta que deben quedar recogidas las obligaciones y responsabilidades de todos los agentes implicados en las distintas tareas: embarque de la mercancía, estiba, trincaje, etc. Así como plazos de reclamación en el caso de que se produzca algún daño, pérdida o retraso.


5. Consulta la normativa y revisa bien la documentación

Especialmente si es la primera vez que vas a exportar, es importante que empieces a familiarizarte con la normativa específica del transporte marítimo de mercancías, así como la legislación del país o países con los que quieres comerciar.

Ten en cuenta que la documentación necesaria varía según el destino, ya que en cada territorio existen regulaciones específicas y requisitos con los que se debe cumplir. Organizar esta parte puede resultar complicado, sobre todo si se carece de experiencia.

Lo más recomendable es que para preparar toda la documentación busques asesoramiento en una empresa capaz de resolver todas las dudas eficazmente. En Mimpo llevamos dos décadas aportando soluciones para el transporte marítimo de mercancías de nuestros clientes, y podemos ayudarte.

Y un último consejo: elige sin prisa. Si vas a utilizar el transporte marítimo de mercancías para comercializar tus productos, necesitas trabajar con operadores de total confianza. Por eso, tómate el tiempo necesario para asegurar una buena elección.


¿Tienes dudas? Pregúntanos y vete sobre seguro al contratar tu transporte marítimo de mercancías.

Entendemos que todos estos procesos pueden resultar un poco complejos, especialmente si no se cuenta con experiencia en el sector. Por eso, y para no cometer errores que pueden costar dinero, lo recomendable es acudir directamente donde hay profesionalidad y experiencia demostradas.

En Mimpo podemos ofrecerte servicios flexibles e integrados de transporte marítimo de mercancías, con soluciones a la medida de tu empresa. Trabajamos con las navieras más seguras y te asesoramos en todas las fases del proceso, desde el embalaje hasta la documentación o los seguros.

No pierdas oportunidades. Si estás pensando en enviar tus productos utilizando transporte marítimo, consúltanos. Hay una solución a tu medida.


Enlace a post Contenedores marítimos: ¿Cuántos tipos hay y cómo usarlos en el transporte?

Volver Arriba