BLOG

Contenedores marítimos: ¿cuántos tipos hay y cómo usarlos en el transporte?

¿Sabes cuánto hace que existen los contenedores marítimos y por qué han sido una revolución en el transporte? El transporte marítimo de mercancías mueve mundialmente millones de toneladas de productos al año, y es sin ningún tipo de dudas una de las bases que sostienen el comercio internacional.

Los contenedores son un elemento fundamental para que eso pueda ser así. Aseguran que la mercancía, que puede recorrer muchos miles de kilómetros, llegue al destino en condiciones óptimas.

Un operador logístico debe conocer qué tipos de contenedores existen y cuál es el más indicado según el tipo de carga de su cliente.

Veamos los contenedores marítimos más habituales.


¿Qué es un contenedor marítimo?

Se trata de contenedores diseñados y fabricados para mejorar las condiciones del transporte por vía marítima (el más habitual).

El contenedor marítimo comenzó a utilizarse durante las Segunda Guerra Mundial para facilitar el transporte de mercancía bélica. Más tarde se generalizaron y comenzaron a emplearse para todo tipo de cargas, lo que supuso una revolución en el comercio marítimo internacional.

La ventaja de utilizar contenedores es:

  • Facilitar el transporte de la mercancía.
  • Mantenerla protegida de las condiciones climáticas.
  • Transportarla en óptimas condiciones y evitar daños.
  • Agilizar la carga y descarga sin necesidad de manipular la mercancía.
  • Facilitar el almacenaje.

Los contenedores que se utilizan para el transporte por vía marítima, pueden utilizarse también en otros medios, es decir, sirven para realizar transportes multimodales.

De esa forma, la carga puede pasar de un transporte marítimo a otro terrestre, por ejemplo, sin cambiar de contenedor. Y viajar así hasta su punto de destino simplificando todas las operaciones logísticas necesarias.



Estos son los 7 tipos de contenedores marítimos que debes conocer

La evolución del contenedor marítimo responde a las exigencias crecientes del comercio internacional.

En un contexto en el que la demanda no deja de crecer, el contenedor marítimo debe adaptarse para brindar un servicio con totales garantías de calidad. Los principales son estos:


1. Contenedor en seco: el Dry Van

Es el más versátil y, por tanto, el más usado para transportar mercancías por vía marítima. Se llaman también de carga seca, o contenedores de uso general. La mayoría de son de este tipo.

Se trata de contenedores herméticos. No tienen ventilación. Y una de sus mayores ventajas es la posibilidad de apilarlos hasta ocho alturas.

Lo habitual es encontrarlo en dos tamaños: Dry Van 20 y Dry Van 40. Este último es el de mayor volumen y capacidad de carga.

Tienen puertas en uno de los extremos, aunque también es posible encontrarlos con puertas en los dos (double door).


2. Contenedor extra alto: High Cube

Suele utilizarse para mercancías muy voluminosas. Es similar a un Dry Van 40 pies (12,3 m) pero con 45 pies (13,56 m), con lo que ganan capacidad de carga.

Están fabricados en acero o aluminio y se consideran contenedores especiales. Es necesario informarse previamente de si están disponibles en la naviera con la que se vaya a realizar el transporte.


3. Contenedor abierto: el Open Top

Si la mercancía a transportar es demasiado grande, posiblemente el contenedor indicado sea un Open Top, es decir, abierto por la parte superior, además de las puertas en el extremo. En este caso, la carga debe protegerse con una lona para asegurar la calidad del transporte.

Es habitual su uso para el transporte de maquinaria y también para mercancías muy pesadas que deben ser cargadas por la parte superior mediante una grúa.

Otra posibilidad es el Open Side, con apertura lateral para facilitar la carga de mercancías de grandes dimensiones.


4. Contenedor refrigerado

El contenedor refrigerado más habitual (reefer) tiene aislamiento térmico y un motor generador de frío. Es el indicado para transporte de productos alimentarios, como carnes, frutas, verduras, etc. También para productos farmacéuticos o químicos.

En general, se utiliza para cualquier mercancía que necesite unas determinadas condiciones de temperatura para llegar a destino en buenas condiciones.

Dentro de los contenedores refrigerados se pueden encontrar modelos que ofrecen soluciones distintas. Por ejemplo los superfreezers (capaces de alcanzar los -60℃) o los túneles de congelación.


5. Contenedor Tank

¿Y si necesitas transportar líquidos a granel? Entonces se hace imprescindible utilizar un contenedor tanque o Tank. Se trata de un depósito o cisterna con unas dimensiones similares a las del contenedor Dry Van, de forma que se pueda garantizar el almacenaje y el transporte como si fuese un contenedor estándar.

La cisterna va insertada en una estructura que la protege, y por dentro va revestida para asegurar la estanqueidad del recipiente.

Sirven para transportar cualquier tipo de fluido, incluyendo, químicos, resinas o gases licuados.


6. Contenedor bulk

Para cargas sólidas a granel, como por ejemplo grano.

Es un contenedor con una abertura en la parte superior para la carga, y en la parte inferior para su vaciado.


7. Flat Rack o contenedor plano

Estos contenedores prescinden del techo y los dos laterales, y son los que se usan para cargas de tamaño irregular o sobredimensionadas, que no caben en otro tipo de container o depósito, por ejemplo maquinaria, vehículos, grandes piedras o piezas industriales.

Solamente tiene cierres en los extremos, y son además plegables. En este caso el trincaje de la mercancía es clave y ha de ser especialmente meticuloso para garantizar la seguridad. Un trincaje mal realizado puede provocar un desplazamiento de la carga.

La mercancía, al ser irregular, puede sobresalir por los laterales. Por esa misma razón no es apilable y no puede cubrirse con lonas protectoras, por lo que deberá viajar a la intemperie.


¿Necesitas saber más sobre contenedores marítimos?

Un operador logístico eficiente será capaz de hacerte propuestas a la medida de tus necesidades, con posibilidad de utilizar el contenedor completo (FLC) o solo una parte (LCL), entre otras (puedes consultar nuestras opciones para transporte marítimo aquí).

Si estás interesado en el servicio de transporte marítimo para tu empresa y querrías saber más sobre qué tipo de contenedor es el más recomendable para tu mercancía, lo más sencillo es que nos preguntes. Ponte en contacto con nosotros, estaremos encantados de resolver todas tus dudas.


Volver Arriba